CTA Santa Fe

Hambre y palos: la política social del gobierno de Milei

La CTA Autónoma provincia de Santa Fe repudia las acciones y los dichos de la ministra de “Capital Humano”, Sandra Petovello, al negar atención a las organizaciones de la UTEP que sostienen miles de comedores comunitarios en todo el país y pretender atender (cosa que luego tampoco hizo), una por una, a las personas que tengan hambre. Con cinismo, la funcionaria desconoce la labor que llevan adelante estas organizaciones para paliar la crisis y la falta de alimentos que sufren grandes porciones de la población, y que mayoritariamente son sostenidas por mujeres. Al mismo tiempo, la funcionaria se reúne y cierra acuerdos para distribución de alimentos con las iglesias evangélicas, en un claro acto discriminatorio y de desprecio por las organizaciones populares.

Petovello no sólo se niega a recibir, escuchar y dialogar con los referentes de las organizaciones territoriales, sino que además ha dejado de enviar las partidas de alimentos a los comedores populares de miles de barrios de todo el país. Las partidas están asignadas, pero todavía no se destinó un sólo peso a estos espacios donde se brinda una ayuda alimentaria a los sectores más postergados.

Estas acciones se suman a la violencia ejercida desde el Ministerio de Seguridad que comanda Patricia Bullrich, reprimiendo e impidiendo la expresión de la protesta social en claro intento de amedrentamiento. Juntas, conforman un duro bloque de violencia institucional: no hay plata para los pobres de toda pobreza y si quieren reclamar, hay palos.

En ese marco, hoy se tratará la Ley Ómnibus en particular en la Cámara de Diputados de la Nación e intentarán concederle facultades especiales al presidente para seguir profundizando el ajuste, endeudándonos y continuar con su política de entrega de nuestros bienes comunes y de la soberanía nacional. En tanto, para las provincias sólo se espera más ajuste sobre la clase trabajadora y el pueblo. Por eso también le reclamamos al gobierno de la provincia de Santa Fe que envíe las partidas necesarias para el funcionamiento de lo más urgente, fundamentalmente mitigar el hambre en los barrios populares, además de otras necesidades como poder enviar a sus hijos a la escuela.

Denunciamos esta situación y nos solidarizamos con las organizaciones de la UTEP que han llevado adelante la “fila del hambre” para reclamar a la cartera de Petovello la ayuda social necesaria para poder seguir ofreciendo un refuerzo alimentario a los más humildes.

Convocamos al conjunto del campo popular a organizarnos en unidad para articular las medidas necesarias para que el gobierno nacional, el provincial y los municipios den inmediata respuesta a las urgentes demandas sociales para que la crisis no la siga pagando el pueblo.

Le recordamos a la ministra Petovello que en la puerta de su despacho hay una larga fila de personas que ya no pueden esperar. Debería dejar de lado su cinismo, porque aunque cambien los nombres de los ministerios, el hambre persiste y, como sostenemos desde hace años, el hambre es un crimen.

Más noticias