CTA Santa Fe

Categorías
Noticias

La CTA Autónoma provincia de Santa Fe contra los despidos y el ajuste en el Estado

En el día de ayer, el presidente Javier Milei lanzó una nueva amenaza contra el pueblo trabajador. Ratificó los despidos de 50 mil trabajadores y anunció 70 mil más, avanzando en un profundo desguace del Estado. El mismo se produce no sólo por la vía de las cesantías, sino también por el cierre de numerosos organismos públicos, como el Instituto de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena, el INADI y los Centros de Referencia; y el ajuste sobre los presupuestos en otros casos, como las universidades nacionales o el CONICET.

Repudiamos este accionar del gobierno, que se produce paralelamente al ajuste sobre los salarios de todos los sectores, especialmente el de lxs trabajadorxs públicos. De hecho, en la paritaria nacional, ofreció a lxs estatales apenas un 8% de aumento, lo que representa prácticamente una burla en el marco de la inflación que superó el 70% en el primer trimestre del año. Lo mismo se replica en las provincias, particularmente en Santa Fe, donde los porcentajes ofrecidos en paritarias son insignificantes en comparación a la escalada de precios y donde no se respetaron acuerdos paritarios previos. Los más perjudicados son además lxs jubiladxs, a partir de la modificación de la fórmula para aumentos, siendo los más castigados por el ajuste que se está realizando en pos de alcanzar un ficticio superávit fiscal. Un sector que se ve afectado directamente por el ajuste y los despidos en organismos como ANSES y PAMI, además de la amenaza latente de que sea eliminado el programa de medicamentos gratuitos.

Los despidos, suspensiones y el ajuste en general no sólo afectan a quienes trabajan en el Estado. Estas medidas golpean directamente al resto de la población, con la retracción del consumo. Pero además habilita e impulsa el cierre de empresas y los despidos en el sector privado, como estamos viendo en el emblemático caso de Acindar en Villa Constitución. De seguir este camino, las consecuencias empezarán a multiplicarse también en el sector del comercio y de las pequeñas y medianas empresas.

Frente a este panorama, redoblamos la lucha en unidad con todos los sectores para reclamar la reincorporación de lxs trabajadorxs despedidxs, la renovación de contratos y los pases a planta, una deuda de muchos años. También exigimos aumentos salariales y de jubilaciones que superen a la inflación, con paritarias sin techo, así como rechazamos el cierre de organismos públicos y cualquier intento de privatización de empresas estatales. Ratificamos el estado de alerta y nos convocamos a construir la más alta unidad de todos los sectores de la clase trabajadora, participando de todas las medidas de lucha que defiendan estos mismos intereses, que son los de todo el pueblo argentino. Porque sólo con un Estado fuerte y al servicio de las clases populares es que podremos hacer grande nuestra Nación.